21 junio, 2024
mediosmetropolitanos.com.ar
Deportes

El duelo táctico lo ganó Diego Martínez

¿Hay algo más importante para un entrenador que acertar el plan de juego? Sí, ser capaz de realizar ajustes en pleno partido si la idea original no funciona, ya sea por errores propios en la ejecución o porque el rival la contrarresta. Diego Martínez apostó para el superclásico por un sistema espejo al de Martín Demichelis. Puso un 4-3-1-2 con la novedad de Kevin Zenón delante de los tres mediocampistas como un enlace con la dupla Cavani-Merentiel. Pero el gol de River llevó al DT de Boca a realizar un ajuste: volver al 4-4-2 de los últimos partidos, con Zenón por la izquierda y soltando más a Equi Fernández por adentro. El cambio de planes le dio resultado en el desarrollo del partido y también en el marcador. El técnico del Millonario, en cambio, no encontró variantes para sostener la ventaja primero y para darlo vuelta después.

El 4-3-1-2 inicial de Boca (falta Merentiel en la imagen).

En la semana, en esta columna táctica de Olé, se había dicho que Martínez, más allá de lógicos retoques, era más simple en cuanto a su propuesta, y que Demichelis, en pos de sorprender al rival de turno, modificaba su idea de manera permanente. Esta vez no fue la excepción. El DT de River puso un mediocampo de tres con Nacho-Villagra-Aliendro, el Diablito Echeverri de enganche y un doble punta con Colidio-Borja. La diferencia con los anteriores partidos no estuvo sólo en el dibujo. También en la estrategia. Porque se la jugó más al ataque directo para usufructuar ese 2vs2 arriba (contra Lema-Rojo) y no se hizo fuerte desde la posesión. De hecho, finalizó el primer tiempo con un sorpresivo 41% de tenencia cuando su promedio por encuentro ronda el 60%. Alguien podrá justificar que el gol tempranero, a los 10 minutos de juego, influyó para que resignara el control de la pelota. Pero las estadísticas no mienten: River es el equipo del fútbol argentino que más sostiene la supremacía de la posesión incluso cuando va ganando. Cosa que esta vez no ocurrió.

Para que eso no sucediera también resultó determinante lo que hizo Boca. Porque a partir de los 20′ de juego, Martínez modificó la estructura inicial. Zenón pasó a la banda izquierda, Pol se fue hacia adentro para el doble 5 con Equi mientras Saralegui estiró sobre la derecha. Esos cuatro coparon el medio ante los tres de River. Superioridad numérica y posicional para imponerse en esa zona y presionar con mejor timming en campo rival, no como en la acción previa al gol del 0-1. Y así empezó a generar situaciones con una de sus principales armas: la profundidad de los laterales. Superior por las bandas, con un Echeverri que no llegaba a retroceder para emparejar la pelea en el medio, el equipo de Martínez comenzó a hacer méritos para empatar y lo logró en la última jugada del primer tiempo: un desborde de Advíncula (sí, un lateral) ante un Aliendro que no pudo impedirle el avance, y un centro atrás (indefendible por los siglos de los siglos) para que Merentiel definiera ante siete rivales (ocho contando a Armani), en plena acción de uno de los grandes pecados capitales del futbolista: mirar la pelota y no al jugador.

El 4-4-2 de Boca a partir de los 20′ del primer tiempo.

Por presencia y también por carácter, de ahí hasta el final se jugó más a lo que quiso Boca. Si a eso se le suman errores puntuales de River, queda claro por qué esa diferencia se trasladó al marcador. En el 2-1, un mal rechazo de Herrera fue bien aprovechado por Zenón, quien controló y tiró el centro preciso a la cabeza de Cavani, mal marcado por Enzo Díaz. En el 3-1, un control largo de González Pirez en la mitad de la cancha le permitió a Merentiel atacar por dentro y llegar al área para poder capitalizar el rebote en Armani tras la definición de Cavani. River, a esa altura ya sin la gambeta de Echeverri en cancha, no lograba pesar en ataque, se mostraba incómodo y sin fluidez en la circulación de la pelota y sufría atrás por errores que Boca no perdonaba.

Con esa ventaja, Martínez decidió fortalecer la retaguardia. Y el 4-4-2 se transformó en un 5-3-2 con el ingreso de Figal por Saralegui. Compacto para defender aunque sin resignar la posibilidad de la contra para estirar la diferencia, Boca vio cómo un River errático no encontraba los espacios para lastimar. Demichelis había buscado retomar el protagonismo de los primeros 15 minutos con los ingresos de los revulsivos Barco y Lanzini. Pero fue tarde. Este Boca, con rasgos visibles que revelan la identidad que está forjando Martínez, ya había ganado la batalla táctica y estratégica.

El 5-3-2 de Boca en los 20' finales.El 5-3-2 de Boca en los 20′ finales.

El resumen del 3-2 de Boca

River Plate – 21-4-2024

Resumen de la victoria de Boca ante River

El uno por uno de Boca en el Súper triunfo ante River

Mirá también


El uno por uno de Boca en el Súper triunfo ante River

El uno por uno de River en la derrota y eliminación ante Boca

Mirá también


El uno por uno de River en la derrota y eliminación ante Boca

Rojo, de "estamos mejor que ellos y se notó" a "en el segundo tiempo los pasamos por arriba"

Mirá también


Rojo, de “estamos mejor que ellos y se notó” a “en el segundo tiempo los pasamos por arriba”

Related posts

Tras el escándalo en el Mundial femenino, Luis Rubiales anunció que no renuncia: “Fue un beso consentido”

ADMIN

Éxodo en River: el club confirmó la salidas de Matías Suárez y Bruno Zuculini

ADMIN

Messi vuelve a salir a la cancha: Inter Miami busca seguir escalando y enfrenta al Toronto

ADMIN